miércoles, 29 de junio de 2011

Todo lo que realmente necesito saber lo aprendí en el Jardín de Infantes

Compartimos un texto de Robert Fulghum que encontramos en su libro "Todo lo que realmente necesito saber lo aprendí en el Jardín de Infantes":

"Todo lo que realmente necesito saber acerca de cómo vivir y qué hacer y cómo ser lo aprendí en el jardín de infantes. La Sabiduría no estaba en la cima de la montaña de la universidad, sino en el arenero de la escuela dominical. Estas son las cosas que aprendí:

Compartir todo
Jugar limpio
No pegarle a la gente
Devolver las cosas a su lugar después de usarlas
Limpiar lo que uno ensucia
No tomar cosas que no son de uno
Pedir perdón cuando uno lastima a alguien
Lavarse las manos antes de comer
Tirar el botón después de ir al baño
Las galletitas y la leche son buenas para vos
Vivir una vida balanceada: aprender un poco, pensar un poco, dibujar, pintar, cantar, bailar, jugar y trabajar un poco todos los días.
Dormir la siesta
Al salir afuera al mundo, cuidado con el tránsito, agarrarse de las manos y permanecer todos juntos
Estar atento a lo maravilloso
 

Recordá a la semillita en el germinador: las raices van para abajo y la planta va a para arriba y nadie sabe realmente cómo o porqué, pero todos somos así.
Los pececitos de colores, los hamsters, los ratones blancos y hasta la semillita en el germinador, todos mueren. Nosotros también.
Y recordá los primeros libros y la primera palabra que aprendiste, la más grande de todas: MIRÁ
 
Todo lo que necesitás saber está ahí, en algún lugar. La regla de oro, el amor y la higiene básica. La ecología, la política, la igualdad y la vida sana.
Tomá cualquiera de estos ítems y traducílos a términos sofisticados de adulto, y aplicálos en tu vida familiar, o en tu trabajo, o en tu gobierno, o en tu mundo, y vas a ver que se mantienen verdaderos, claros y firmes.
Pensá cuánto mejor sería el mundo si todos, el mundo entero, tuviéramos galletitas y leche a las tres de la tarde todos los días, y luego nos acostáramos en nuestras frazaditas para una siestita.  O si todos los gobiernos tuvieran una política básica de siempre devolver las cosas a su lugar o limipiar lo que ensucien.

Y aún es verdadero, sin importar los años que tengas: Cuando salgas al mundo, lo mejor es agarrarse de las manos y permanecer todos juntos."


© Robert Fulghum, 1990.
Found in Robert Fulghum, All I Really Need To Know I Learned In Kindergarten, Villard Books: New York, 1990, pag. 6-7.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentanos qué te pareció esto!